Castilla en la música popular

Por Juan Cruz Tasso*

N2P7

Tomar a Manuel J. Castilla en relación con la música folclórica, no es cosa simple ni sencilla. Este pequeño escrito intenta un acercamiento al valor del poeta dentro de nuestra música popular, nuestras canciones. La visión y la profundidad del poema es una empresa en sí misma; pensando en Mozart no tememos asegurar que la música por su lado también lo es. La posibilidad de aliar estos constructores del arte, es un gesto propio y promisorio para el desarrollo en la cultura de una comunidad, sea cual fuere, que intentare desentrañar su dolor e hincar a quien sea que tenga que oírla.

Así las cosas, lo que Manuel J. Castilla deja entrever a sus canciones es sólo una idea resumida, una reseña de la bocanada de sus versos plasmada en más de diez libros de poesía.

Uno de los temas que me interesa resaltar es la importancia del trabajo conjunto del poeta, a la par de su obra individual, con los músicos regionales. En el caso de Castilla, la unión se encuentra más que redonda en sus obras con Gustavo “Cuchi” Leguizamón, músico salteño más que reconocido. Aportes similares hicieron poetas como Jaime Dávalos (salteño), Vinicius de Moraes, Homero Manzi, junto a los músicos Eduardo Falú, Jbim, Aníbal Troilo, respectivamente.

La poesía de Castilla está más que consustanciada con su tierra y su medio; hay un trabajo y una sensibilidad que se percibe claramente si se observa el manejo de los tiempos verbales y los silencios sustantivos en su poesía, el propio modo de ser de su gente.

Qué cosa significa, resulta así, ver esto junto a la música popular, expresión sonora que intenta soltar al infinito todo lo que el alma siente.

El folclore es un grito de amor y de injusticias; no es extraño que Castilla se encuentre entre sus decidores, bebiendo carnavales y buscando en la mina de la palabra el mineral óptimo que se encargue de liberar las penas que adormecen al pueblo que estalla año a año en fiestas de carnaval, sembrando la tierra nuevamente con las esperanzas de siempre. Estos hombres se convierten en cazadores y vierten al cielo todo lo que del suelo se desprende.

Ojalá que esta, muy brevísima reseña de Castilla, lo tiente a abrir un nuevo, o viejo, libro de poesía, sea de Castilla o de un poeta joven que anda buscando mostrar sus versos. A esa necesidad y espíritu es también a quien se canta.

* Músico y compositor

 

La pomeña
(zamba)

Eulogia Tapia en La Poma
al aire da su ternura,
si pasa sobre la arena
y va pisando la luna.

El trigo que va cortando
madura por su cintura,
mirando flores de alfalfa
sus ojos negros se azulan.

El sauce de tu casa
está llorando,
porque te roban Eulogia
carnavaleando.

La cara se enharina
la sombra se le enarena,
cantando y desencantando
se le entreveran las penas.

Viene en un caballo blanco
la caja en sus manos tiembla
y cuando se hunde en la noche
es una dalia morena.

Letra: Manuel J. Castilla
Música: Gustavo Leguizamón

Publicado en EVT, Año 1, N° 2, Otoño de 1996

3 thoughts on “Castilla en la música popular

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s