Historia de un juglar

Entrevista a María del Mar Estrella

N2P12

MME nació en Buenos Aires, en 1941. Publicó El poblador (1963) –Premio Iniciación (Secretaría General de Cultura), Pueblo de Caín y otros poemas (1968), Corazón habitado (1982) –Mención Especial Fondo Nacional de las Artes-, Oficio de vivir (1986) y Los dioses mutilados. Además, le fue otorgado el Premio Internacional Pablo Neruda (Perú) y el Premio Nacional Roberto T. Speroni (La Plata). En la siguiente entrevista, nos cuenta la relación con su padre, su infancia, sus libros y los viajes íntimos del papel al escenario.

Por Omar Rey

El encuentro con la vida y la poesía de María del Mar empezó antes de la primera pregunta. Fue cuando abrió cálidamente la puerta de su casa natal, la misma puerta en la que su padre, Fermín Estrella Gutiérrez (ex presidente de la SADE, ex presidente de la Academia Argentina de Letras y ex miembro correspondiente de la Academia Mexicana y Venezolana de la Lengua) recibió a grandes personalidades de la literatura como son, entre tantos, Ungaretti y Quasimodo. La casa parecía un verdadero museo, “detenida en el tiempo”, como dijo María del Mar, con una biblioteca que ocupa casi todas las posibilidades de la vista y antiguos adornos que conforman el escenario natural de los recuerdos.

¿Usted considera que la influencia de su padre determinó su destino?
– Papá escribió a cada uno de sus hijos, pero a mí me escribió tres sonetos bellísimos. Uno de ellos es el que figura en la primera página de mi libro El Poblador, lo escribe cuando tengo un año y medio de vida. Ahí mi viejo me clava una cruz en lo que él esperaba o veía en mí: “Yo pasaré, mas quedará tu huella”. Antes de morir me sacó esa cruz. Automáticamente se hizo un corte y dejé de buscar el aplauso.

¿Cómo recuerda su infancia en torno a la vida literaria de su padre?
– A casa venían escritores de todo el mundo. Yo he conocido a escritores como Quasimodo –el primer italiano en recibir el Premio Nobel de Literatura- y a Ungaretti. Pero son cosas que en mi familia eran comunes. Cuando era adolescente, con papá íbamos mucho a los cines de Lavalle; lo que recuerdo de esas salidas es que caminábamos escribiendo sonetos en el aire, él decía un verso y a mí inmediatamente me salía otro.

¿En qué año comienzan sus espectáculos de poesía?
– Yo he dado espectáculos desde el año ’73 hasta el ’96. He dado espectáculos en los más variados lugares. Por ejemplo, Salón Dorado del Teatro Colón, Salón Dorado del Teatro Cervantes, Teatro General San Martín, Teatro Taller de Garibaldi, Liberarte. He actuado en cafés concert, en distintas salas culturales cuando hice una gira por todas las provincias –auspiciada por la Secretaría de Cultura de la Nación-. He dado recitales para los presos políticos en la cárcel de Devoto, para la gente del Concepe (San Juan). Estuve en el programa Mónica Presenta, con Llamas de Madariaga, con Neustad, en el programa de Horacio Carballal…. Era una época que no se me volvió a dar. Ahora tendría que volver a la carga en un medio mucho más competitivo que antes.

¿Cómo se fue desarrollando la temática de sus espectáculos?
– Todos mis espectáculos han sido de diez a ocho horas de trabajo. He dado más de trescientos espectáculos y casi todos con títulos diferentes, temáticas diferentes. Generalmente son los poemas o letras de canciones que a mí me gusta interpretar en su momento. Ahora el más homogéneo de todos fue el último, Será por eso que la quiero tanto. Ahí el tema es exclusivamente Buenos Aires, el tango y el ser mujer. En realidad, le hablo al Hombre, al sentimiento. Aparte yo noto que lo mío, lo digo con gran humildad, es una misión.

¿Qué tipo de público asiste a sus espectáculos?
– Niños, hombres cultos, gente a la que no le gusta la poesía. Creo que para mí es un compromiso muy grande; la gente los recibe de una manera muy fuerte, porque entre el público y yo se realiza una conjunción, como en toda pareja. El público y yo generalmente compartimos el mismo latido.

¿Ser mujer condiciona su oficio de poeta?
– Me he encontrado con personas que me han dicho: “Usted tiene una forma muy viril de escribir”. ¿Cómo es ese asunto de escribir como un hombre? Por supuesto que era un hombre quien me lo dijo. Una idea bastante machista de que la mujer no puede ser, digamos… revolucionaria, pensante, guerrillera en su palabra o metafísica. Las mujeres se tienen que dedicar a escribir poemas de amor… Por suerte los que opinan así son pocos. Ser mujer, ser poeta y aparte expresarse de la manera bastante peculiar que yo uso para mis espectáculos no es común, como diría Olga Orozco: Con esta boca en este mundo.

¿Desde su propia experiencia, cuál es el consejo que le puede dar a los jóvenes?
– Mi consejo es que escriban con dos palabras que sintetizan a todo ser humano, que es el placer y el dolor, que escriban con las más minuciosas de las verdades y de las valentías necesarias para desnudarse por dentro.

¿Cómo surge su primer libro?
– Yo nací nerudiana y lorquiana. Mi influencia no la he disimulado. El poblador es un libro escrito a los 20 años, con el fervor, la pasión, el oscurantismo, la simpleza, la llaneza y toda la fabulería. Tiene esa frescura. La mitad de mi poesía fue escrita en la calle, en los colectivos, de un trámite a otro; es así como escribí el prólogo de mi próximo libro Los dioses mutilados.

Esta influencia nerudiana está presente sobre todo en Corazón habitado, su segundo libro.
– Exactamente. El 23 de septiembre de 1973 comienzo Corazón habitado, el mismo día que muere Neruda, ya que fue como un hachazo. Lo que tiene ese libro es una inmensa osadía.

¿Se siente cómoda en verso libre o rimado?
– Mi poesía es diferente. Escribo sonetos, alejandrinos, versos líricos, romances, inclusive poemas pequeños como haikus. Depende cómo me nazca.

Teniendo en cuenta su particularidad de trascender del papel al escenario, ¿cómo se define?
– Me costó muchos años encontrar la palabra que me define y ahora sé exactamente que es la palabra juglar. Soy una mujer que voy a dar pelea hasta el último round de mi vida, como digo en una canción: “llegar hasta el último round”. Me puedo caer, me pueden hacer mierda, me pueden noquear, me levanto y sigo. Ahora organizo un taller literario, escribo, participo en los concursos. Me van a publicar un libro de poesía –Los dioses mutilados. No es que no he hecho cosas.

 
Poemas de María del Mar Estrella

 

XXX
Un gorrión picotea su migaja
saboreando el universo.

(1992*)

 

VIII
Suena laúd, desciende a los infiernos para buscarla
entona la canción poderosa de los amantes
llama a la que está dormida
a la que espera el canto de la alondra
di a mi raza que Orfeo no desiste.

(1992*)

* Pertenece a su libro Los dioses mutilados

 

El país de la magia

Fuimos
como dos niños felices y ligeros
corriendo por la vida con las manos trenzadas.

Fuimos
como dos gotas de lluvia, paralelas,
que tiemblan y se juntan en la misma nostalgia.

Fuimos
dos hojas verdes de un árbol de otoño
dos pájaros en vuelo con un nido en las alas.
Dos alegres compinches, dos payasos azules.
Dos globos de ternura que se enredan y bailan.

Envueltos por la gente, por la ciudad y el humo
fuimos dos que se miran hasta el fondo del alma.

Porque el amor nos puso collar de mariposas
y nos abrió en la sangre multitud de ventanas.

Fuimos dos que en una noche se atrevieron al salto.
Fuimos dos que saltaron sobre el mar de la nada.
y en un beso de espuma, contra el mar de la muerte
fundaron las orillas del país de la magia.

Cuando nos llegue el día de separar las rosas
y nos quedemos solos velando las palabras
tendremos un secreto más fuerte que el olvido
recordar que hemos sido juventud y campanas.

Que fuimos, ay, dos niños felices y ligeros
corriendo por la vida con las manos trenzadas.

(del libro Oficio de vivir, 1986)

Publicado en EVT, Año 1, N° 2, Otoño de 1996


Categorías:Entrevistas, EVT Nº 02

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: