Homenaje a Ricardo E. Molinari (1898-1996)

molinari

UNA ROSA PARA STEFAN GEORGE

No es la paciencia de la sangre la que llega a morir,
ni el sueño ni el mármol de Delfos, sino el polvo
que se calienta entre las uñas.

Qué importa morir, que se borren las paredes como
      un río seco;
que no quede una flor en la calle con su borde de
      luto en la frente,
ni el viento sobre las piedras podridas.

Qué haces allí, tronchado sin humedad,
con tu dicha sin aliento, con tu madre tendida a los
      pies.
Con tu espuma llena de ceniza. Desdeñoso.

Ya vendrán los hombres con el ruido, con los gestos;
pero el odio seguirá intacto.

Todos te habrán estrechado la mano alguna vez,
y tú habrás bebido la cicuta en la soledad,
con un vaso de leche.

Adiós país de nieve, de ventisca agria, sin gente que diga mal
de ti. Eterno. Desnudo.

La sangre metida en su canal de hielo
-fuego sin aire- Jordán perdido. Si el tiempo tuviera
       sentido
como el sol y la luna presos;
si fuera útil vivir,
si fuera necesario,
qué hermoso espanto: tengo la voluntad avergonzada.

Yo soy menos feliz que tú. Me quedo combatiendo sin
      honor,
con tu haz de ramas en las manos.

Duerme. Dormir para siempre es bueno, junto al
      mar;
los ríos secos debajo de la tierra con su rosa de san-
      gre muerta.

Duerme, lujo triste, en tu desierto solo.

¡Esta palabra inútil!

Publicado en EVT, Año 1, N° 3, Invierno de 1996

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s