Las voces

Narraciones breves

Por Jorge Cooke

Las voces de la muerte y de la ausencia

(El hermano suicida) Velo desde el otro reino, en él te aguardo para consumar nuestro reencuentro.
(La mujer amada que se fue) No se extinguió el amor que antes nos uniera.
(La mujer que el no pudo amar y murió) Yo que todo te lo quise dar, nada obtuve.
(El padre muerto) Aun si nos comprendimos siempre estuviste junto a mí.
(Su propia voz) Del amor sólo escucho las voces de la muerte y de la Ausencia. Mi vida apresura su paso, se aproxima al vacío, y la dicha ahora ofrecida es demasiado tenue.
(La mujer amada que se fue) La felicidad, recuérdalo y la angustia se disipará.
(El hermano suicida) Nuestra adolescencia supo del desconcierto y el asombro. Juntos descubrimos muchas cosas en esos años en que el mundo comenzaba a encender su esplendor. Pero también se alzaban las oscuras barreras del amor y la incomprensión; resultaba arduo crecer frente a tantos obstáculos. Yo sucumbí, tu no. Por eso mi vida continúa a través de la tuya; a menudo es mi cercanía la que te aleja del desamparo.
(El padre muerto) Aquí, donde el instante y la eternidad se confunden, el amor es la única ley que impera y a todos nos reúne.
(La mujer que él no puede amar y murió) Mi pena ya no me atormenta, es una tiniebla vencida por la luz.

(El cuento completo se puede leer en EVT, Año 2 N° 4, Verano de 1996/97. Ediciones Corregidor * Libre pago de derechos)


Categorías:EVT Nº 04, Narraciones breves

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: