Poemas de Celia Gourinski

Tapa3_inocencia_feroz

Late tu estadía en el espacio.
Late tu estadía en el espacio.
Portador del pensamiento.
Y el amor el odio el espacio.
Late tu estadía.
Si aquietas accidentes tu alma avanza.
Que late. Que late tu estadía en el espacio.
Espacio de paredes y puertas y tabiques y tran-
      queras.
Espacio abrir y cerrar, estar cerrado.
Cierra una puerta, allá otra puerta.
Si aquietas accidentes tu alma avanza.
Cuánto es un pobre espacio qué poco es inmenso.
Late late.
Y el amor y el odio.
Portador del pensamiento.
Lo otro piensa. Tu llevas la carga, Yoel.
Late Yoel tu estadía en el espacio.

(del libro Instantes suicidas)

 

PLENA SED

Sólo me recibe la intemperie
Cuando me despiden las odas familiares, cuando vago
  sola en la espuma de los sementales de Dios, la in-
  temperie me cubre con su manto ávido de destruir
  fronteras

Ábreme, amado, ábreme en el dominio del aire y del
  sueño. Iremos juntos a velar a nuestros hermanos
  del sol
Sólo quiero que la intemperie nos una en la alborada
  de los que buscamos oro en la ciénaga iluminada
  por la palabra libre

Intemperie, sálvame del sofisma de los sabios impu-
  ros, de las canciones laudatorias en la boca del
  Domesticador

(Del libro Inocencia feroz, Editorial Argonauta, 1999)

 

POETA INCIERTO

Quieran los barcos no desesperar en las brújulas locas
Sea así por los náufragos, quiera el mar no aliviarlos
Sucio lujo del odio, el invento de probables salvatajes:
  ¿a quién? ¿de qué curioso lugar en la ignorancia?
Señor Dios, no permitas que mi señor me otorgue
  piedad
En los naufragios hubo una vez en que amarse no
  tuvo culpa ni castigo. Quieran los mares ser impíos
  en nombre de la Piedad

Dónde estamos, amor mío, cuando nuestro triunfo
  nos premia con lo inalcanzable, cuando nuestra
  extrema cercanía no deja lugar a lo cercano,
                             ese árbol, ese aletear en la cornisa
                             ese escalar en cualquier calle

Que hubo un terreno que dejó de ser baldío, que
  hubo un temblor de besos de demonios…

*

Quieran los barcos ser brújulas locas, enamoradas
  brújulas locas

(Del libro Inocencia feroz, Editorial Argonauta, 1999)

 

I

Levanta tu reino
quieras un sol para dormirme
junto al rastro de tu sombra
quieras no tener cenizas en tu lecho
rara libertad de ser esclava
como ademán de sirena escurridiza

Levanta tu reino. Sultán
levántame en la posada de los espejos
que la noche esmaltada brille en mi pecho
no diremos aún basta
para soñar en la orilla del mundo
jamás pisaremos la región quejumbrosa
que amordaza a los pájaros
no diremos aún basta

Levanta tu reino, Sultán
Sherazada sólo duerme
cuando ríe negramente el arcoiris
o sueña aún
no ser vaguedad de la memoria

O sueña aún

(Del libro Modos de la nostalgia, inédito)

Publicado en EVT, Año 2, N° 5, Invierno de 1997

Link: Entrevista a CG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s