El trabajo de las horas

Poemario de Pablo Anadón

Por Andrés Haedo

Durante unos días me acompañó este libro: en casa, en el subte -ida y vuelta al trabajo-, la lectura de algunos poemas en voz alta, todo era el indicio del disfrute de esos versos.

Algunas sensaciones:

En las primeras lecciones de filosofía uno aprende que, el saber filosófico comienza con el asombro. Pues lo mismo sentí al leer El trabajo de las horas, de Pablo Anadón, pero en esta oportunidad referido al hecho poético.

Lo cotidiano rompe los moldes para dar paso al discurso poético. Elementos que se repiten: el tabaco, el café, la rutina del hogar, los hijos, todo ello se constituye en fundamento del poema. Esta síntesis temática e inspiradora está claramente identificada desde el título.

La poesía surge entonces de una experiencia concreta, que es asimismo trascendente. El autor descubre esta magia o Belleza del instante y la eleva por encima de las apariencias.

 

LOS HIJOS EN EL PATIO

Los hijos en el patio
juegan entre la leña
recién cortada
para las noches del invierno.
Los miro desde la ventana.

Son tres llamitas que saltan
chisporroteando sobre la madera.
Van y vienen,
lumbres de alma,
por mi manojo de huesos.

Publicado en el blog Liendres, el 2 junio de 2008

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s