Poemas de Julio Salgado

Trampa_Natura

EL CAMPO

La vieja agua de un año que no volverá se desliza por la muerte de unos labios. Demasiado silencioso bajo la higuera el viejo poeta se rascaba los brazos en ese atardecer que era una tormenta. El higo rozado por el golpe de una nave amarilla que picaba sutil al borde de una estrella.

Y que ella sonreía. La carne abierta de sus muslos mezclada a los pequeños saltos de los pájaros y una misma ala que brota de las hojas. El sombrero y la rama de los árboles. La música de una raíz que sale de la tierra. La laberíntica búsqueda en la lengua conminando al altar de los cuerpos. El humo mas bien denso de algo que arde breve. Un jadeo que arrastra las partes corrompidas de los sueños lentamente.

¿Decidirás ahora bajo este cielo negro desvestir ese fruto?

Allá en el fondo se ven sierras azules. Aquel vestido transforma todo el campo.

Sólo ella murmuraba.

 

EL ENGAÑO POR LA FLUIDEZ DE LAS FORMAS

Represa de don Pipi.

Ella me gustaba más que la poesía moderna.
Tenía la cabeza cortada
y desde allí
como rayos que pesan más que el cielo
caían sus cabellos
envueltos en dos trenzas.
                                     Ahora
blancamente atraviesa
                                 cuando sueño.
Alas de escarabajos brillaban en sus pechos.
En sus ojos
                 esa lengua quieta.
Sólo la luna
                   allá adentro
se ondula con el viento.

(De Trampa natura, 2000)

 

Caja_de_fuego

LA CABEZA EN EL AGUA

Sostenía tu cabellera en mis manos
el invierno va adormeciendo las montañas
el fuego se ha ido desprendiendo de este lugar
el puma que quebraba las sombras del saladar
ha entrado por nuestra ventana
estás muerta en el humo abrazada por el felino
y en esa muerte
sueñas en el piso húmedo de la sala de piedra.
En esa crianza letal
sueñas con el fantasma peregrino
con el húsar de Conrad
con el bello húsar de Mutis.
Descansemos. Hay silencio.
El disparo debe haber ahuyentado a quienes
se acercaban.
En esos días estábamos borrachos
como los pájaros
                        con la flor del yuchán.

(De Caja de fuego, 1983)

 

Salgado_Escrito_sobre_los_animales

FU MANCHU Y SACRILEGIO

Serpiente de la luz.

Oh sí serpiente. Blanda sobre las cáscaras de las piedras invertidas
       en los ojos de un mago
       tus ojos transparentes germinan a la sombra danzando en
       algunas de tus escamas.

A un año de los tristes
       los pilotos del desierto se ríen en tu sed mientras la flor sale
       desde tu calavera.

Oh sí serpiente, tu piel surge contraria y sabe dividirse con las
       piernas mezcladas en collares.

Vientre dulce de las abejas muertas, explotas como pañuelos
       de diversos tamaños en los dientes de un loco
       mientras el mágico dolor de la sorpresa ayuda a que vivas,
       Hechicera.

(De Escrito sobre los animales solitarios, 1971)

Publicado en EVT on line, noviembre de 2006

Link: Más sobre Julio Salgado en EVT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s