Mujeres escriben cartas

Lengua madre (Mondadori, 2010), de María Teresa Andruetto


 

Por Alejo González Prandi

¿Por qué escribir sobre una novela en el blog de una revista de poesía? Lengua madre es la novela de una poeta. Es una historia contada por una poeta y hecha con el mismo oficio con los que surca sus versos.

Los que ya leyeron a María Teresa Andruetto podrán reconocer en este nuevo título muchos de los elementos que ya son parte de su poesía. El primero, quizás, es la música de su escritura. Poema o prosa, la música está allí: esencial a cualquiera de los géneros elegidos por la autora.

Julieta llega al país después de la muerte de su madre Julia, quien le dejó una caja llena de cartas, una verdadera memoria familiar. Gran parte de esa correspondencia repasa el tiempo en el que Julia estuvo escondida en una casa durante la última dictadura militar. En esa oscuridad nace Julieta, que de muy niña comienza a ser criada por sus abuelos. Los reproches, las declaraciones de amor, los juramentos, las distancias, los silencios, el exilio, el lugar del no país, las reconciliaciones y las heridas forman un espejo de nuestra historia reciente a través de la relación de tres mujeres: hija, madre y abuela.

Lengua madre se construye a través de un viaje de recuerdos desordenados, fragmentos de la memoria, sentencias forjadas por un kris. Así como en un rompecabezas se distingue la forma de cada ficha, en esta novela la costura es invisible. Desde la primera línea, el presente acude al pasado, el pasado indaga el futuro, el futuro reclama el reconocimiento de la identidad.

Jorge Aulicino destaca en el último libro de poemas de Andruetto, Sueño americano (2009), que la técnica de la autora es más ardua y compleja que un collage. “Es la del arte de narrar. Como quería Ezra Pound, no tiene imágenes que no puedan ser sometidas a examen”. Esta observación también se aplica a poemarios como Beatriz (2006) o Kodak (2001), en el que la evocación de la madre, del padre y las postales de la infancia conjugan un relato conmovedor.

En una época recurrente a la fusión impune de recursos y estilos, Andruetto logra una convivencia equilibrada de los elementos que selecciona. Sin embargo, su matriz nunca deja de indagar ni de tomar riesgos. No se aburguesa. Siempre sorprende.



Categorías:Alejo González Prandi, Libros, Ma. T. Andruetto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: