Piedra libre para Juan y Mario

Presentación Vasco y Trejo

Clara Vasco, Eduardo Espósito y Carmen Vasco // Foto: Miguel Ángel Vazquez

.

En un acto de reafirmación de la poesía, Ediciones en Danza presentó, en la Biblioteca Nacional, dos libros: Obra poética, de Juan Antonio Vasco, y Ley de vida, de Mario Trejo. De esta manera, vuelve al lector la palabra de dos autores vitales, aunque poco publicados y notoriamente olvidados. El sábado pasado, gracias al esfuerzo de una editorial, de familiares y amigos, esa situación comenzó a revertirse.

Desde el momento en que Javier Cófreces descubrió la poesía de Vasco (1924-1984) hasta que editó Obra poética, pasaron 30 años. El primer paso lo había dado con la publicación del Parranda y funeral, en la revista La danza del ratón. “En alguna de las reuniones que solíamos hacer en el bar Celta, alguien comentó que Vasco había escrito un poema que se llamaba Parranda y funeral, que era extraordinario, con un tono latinoamericanista, una obra original, tremenda y que había que publicarla”, recordó Cófreces.

Obra poética contiene los seis libros publicados por el autor. El prólogo, de alrededor de 30 páginas, es de Jorge Boccanera. “Fue uno de los libros más trabajosos para editar. El proyecto duró 30 meses”, añadió el editor.

Luego, el escritor Eduardo Espósito realizó un análisis sobre los aspectos más fundamentales de la obra y vida de Vasco. Destacó la relación que tuvo con Aldo Pellegrini, Enrique Molina, Julio Llinás y Francisco Madariaga, encuentros que “le volaron la cabeza”. “Él empezó a sentir que esa rebeldía que tenía interiormente se estaba transformando en algo sumamente interesante, a través del surrealismo”, dijo Espósito.

También mencionó la influencia de Venezuela, país donde Vasco vivió durante 14 años. Allí, formó parte de un grupo “rebelde y homogéneo”, llamado El Techo de la Ballena.

Clara y Carmen Vasco –hijas del poeta-, leyeron algunos poemas, como Risa de la tierra firme, Epitafio de un limpio, Déjame pasar, y fragmentos del mencionado Parranda y funeral.

.

Sandokán

Reynaldo Sietecase y Mariano Schuster fueron los encargados de presentar Ley de vida, de Mario Trejo (1926-2012). Tal como lo había hecho Cófreces, aclararon que ese libro no es de poemas, sino de reflexiones, pensamientos, frases irónicas, ácidas, que anotaba en sus libretas. Trejo los llamaba chips, disparos o poemas-jazz.

Sobre el autor de El uso de la palabra, Sietecase dijo que era “un poeta casi invisibilizado. Se podría decir lo mismo de Vasco”. Y, al respecto, dijo: “¡Qué curioso!”. ¿Cómo las editoriales no se están peleando por editar estas obras? ¿Cómo los suplementos literarios, que, por lo general, hacen comentarios de los libritos de los amigos de los editores de los suplementos literarios, no se ocupan de estos grandes poetas? Pero al que menos le importaba esto era a Trejo. Hizo tantas cosas. Para mí era una especie de Sandokán”.

Para Schuster, Ley de vida no es lo que se espera leer de Trejo. Se trata de un libro de filosofía, “pero no el sentido académico”, aclaró, y dijo que tiene tres características centrales: el cosmopolitismo del autor, la dialéctica, y el humor.

Al final, mientras empezaba a visibilizase el vino, un grupo de músicos interpretó canciones de aquella Venezuela que tanto habitó los versos de Vasco. (AGP)



Categorías:Agenda, Alejo González Prandi, Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: