Poemas de Nancy Toselli

Nancy2

Foto: Nancy Toselli

.

Quizá la llovizna pueda,

como un bálsamo

calmar la tristeza del frío.

.

Aquietar el polvo

que desdibuja las casas

abrir las ventanas que cerró el viento

pintar de rojo los malvones

y sacar una canción

de la garganta muda de los sapos.

.

Quizá la llovizna pueda

achicar la nostalgia de los viejos

traer a la memoria el olor del trigo,

los corderos nuevos, el gallo negro

y la paz del río.

.

Sólo milagros chicos,

que la llovizna hace,

a pesar del frío.

.. 

..

Descubrir entre las llamas

la mirada de un dragón

o en una noche de invierno

encontrar el sitio exacto

en que la estrella más tenue

ilumina el cielo con su temblor.

Calla la voz lo que el cuerpo grita,

si tan sólo un abrazo pudiera

apagar el llanto,

calmar el dolor.

Sed de tierra,

sed de sal,

sed de río que no llega.

Agonizo,

pero no lo nombro.

.

 .

.

El horror es blanco

y silba, como un zorzal

o una armónica

tirada en la banquina

de un camino polvoriento.

El horror es seda,

blanca,

con pavos reales

y un ojo de Buda

escondido entre las plumas.

El horror,

a veces

llega.

.

.

Nancy Toselli (Río Cuarto, Córoba, 1960). Reside en San Luis. No tiene libros publicados. Forma parte del Taller Literario de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de San Luis (FICES), coordinado por Patricio Torne.


Categorías:Poetas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: