“Me interpela más el amor que el lenguaje”

Franco Rivero
“La palabra es el lugar de la reconciliación segura”

En octubre de 2014, publicó vos ahora voz (Editorial deacá). Este año tiene pensado hacer lo mismo con ud no viaja asegurado. De paso por Buenos Aires para participar de la última edición de la Feria del Libro, Franco Rivero conversó con EVT sobre los métodos y elementos que definen y cruzan su escritura poética. Todo para leer.

.
Más allá del aparente juego de palabras en vos ahora voz, se da el comienzo y refundación de una voz.
Sí, y también de la alteridad. El “vos” puede ser una forma de la primera persona. No siempre refiriéndome a alguien, que en principio era la idea. La forma de convivir en recuerdo era transformarlo en recuerdo, que es la “voz”. Después se trata del espacio del texto donde recupero la voz perdida en dos líneas diferentes. Una tiene que ver con el primer libro [Situación desbridamiento]. Básicamente un vómito, no hay un orden. Vos ahora voz trata de corregir esa parte. La otra línea, referida a la voz propia, es el momento en que empiezo a hablar sobre la relación con otra persona. Es la primera vez que me paro en una forma de decir. Es un libro donde la voz se define en relación con todo lo que tiene que ver con ella, el lugar que le doy a cada una de mis experiencias poéticas.

En el poema umbral se lee: “conmigo queda / seco un llanto / que no di”, versos que parecieran dar cuenta de una anterior imposibilidad del decir, en un contexto donde las referencias al amor y al tiempo están en permanente conversación.
Hay muchos poemas de este libro que no quedaron porque en ellos el tiempo no corría. Leyéndolo como está ahora, avanza en una posición de recuerdo. Lo que aparece de alguna forma son los seis años de una relación y separación en momentos diferentes. Lo que quise demostrar es cómo el amor es algo que se hizo con palabras y terminó gracias a las palabras, y cómo ellas devienen en cosas. Arranco en una situación donde el amor lo comió todo [el amor come palabras / termina siempre antes / de digerirlas por completo]. Después, un corazón mucho más limpio, más tranquilo. La última parte es donde se nota la dimensión del tiempo: sentir es demorarse / avanzar / retrocediendo. Es un posicionamiento con respecto al tiempo. Un amigo me explicó que en quechua hay un tiempo que se llama pasado constante y ordena todo el tiempo. Una forma de decirlo es “vengo amando”. Entonces, no necesito ni una forma de futuro ni de presente.

¿Cómo encaraste el proyecto de escribir poemas sobre el amor?
Había escuchado que si querías escribir, lo que no tenías que escribir eran poemas de amor. Me pareció absolutamente un desafío. A mí me interpela más el amor que el lenguaje. Tiene que ver con una posición de honestidad con la escritura, un trabajo con la palabra para no caer en lugares comunes y tratar de definir esas palabras que están desgastadas en apariencia y resignificarlas. El “amor” aparece con una carga emotiva nueva desde mí.
Para cada serie o libro tomo dos palabras. En este libro son amor y corazón. En ud no viaja asegurado son alma y muerte.

¿Por qué todo circula en una pareja de palabras?
¡Porque soy binario! Como estoy muy metido con el estudio de la producción de sentido, que para mí nace en confrontaciones, busco una palabra que defina un término y otra que me defina otro término. En el medio de eso, veo qué mundo surge. Por ejemplo, corazón y amor sí o sí generan conflicto, como alma y muerte. Las dos pulsiones contrapuestas. Escribo como en el medio.

¿La poesía es para vos una relación de conflicto o de reconciliación?
La palabra es el lugar de la reconciliación segura. El conflicto está en la dimensión de lo real. Y la palabra es esa virtualidad que acciona la dimensión de lo real. Cuando escribo resuelvo cosas. Por ahí coincide un poema o una serie de poemas o un verso con el cierre de algo. Necesito escribirlo para que finalmente se cierre. Una vez escuché en una película, no recuerdo cuál, una expresión que decía: “El final feliz depende dónde uno pone el punto”. Para mí ese punto es el lenguaje. Es el lugar donde me curo de las aflicciones. Al revés de la creencia de lo inenarrable, de que el lenguaje es limitado… para mí es totalmente al revés. La palabra nos desborda.

Sería lo más cercano a lo absoluto…
Sí. Para mí lo absoluto es poder decir, eso que significa expresión: “ex”, fuera; presión… Si uno lo mira muy pedestremente, se dice que antes de hablar hay presión. Si hablar es expresión, antes de hablar hay solo presión. Para mí es siempre liberador, así esté frustrado con lo que estoy haciendo, lo que me pasa la mayor parte de las veces. Además tiene que ver con mi experiencia personal. Yo pude resolver cosas cada vez que hablé. No hablar de cualquier forma, sino hacer un poema que me transparente o que transparente lo que está sucediendo.

Tenés sobre tu escritura un análisis permanente, un plan sobre lo que vas a escribir. ¿Eso a qué se debe?
Son varias cosas juntas. Primero hay un trabajo de encontrar en lo simple la mayor complejidad posible. Creo que cualquiera puede hallar la complejidad. Si alguien no puede entenderla es porque se está rebuscando el lenguaje. Así sea analfabeta, a qué persona no le atraviesan dimensiones metafísicas. Si bien mi abuela lo podía hacer, yo le leía los poemas. Mi primera medida para tener un poema cerrado era que mi abuela lo entendiera. Creo también que el poema es el hecho estético en sí, por usar alguna palabra, comparable a cualquier expresión artística. Luego, una dimensión dentro, a la que también deben acceder todos. Por eso tanto empeño en la reflexión, en usar palabras sencillas. En vos ahora voz puede entrar cualquiera porque no hay nadie que no tenga el corazón roto.

¿Qué te impulsó a escribir ud no viaja asegurado?
Usted no viaja asegurado es mi medida de presente, nada es seguro. El recuerdo es el lugar donde las cosas pueden volverse seguras, porque al recuerdo uno lo construye. Si bien lo que se recuerda como hecho no se puede corregir, mi forma de relacionarme con el hecho sí puede corregirse. Trabajar con el recuerdo es una reconciliación con uno mismo y con los otros. En este libro está por primera vez la voz que quiero. Vuelvo a lo otro que me interpela, que es mi infancia, la familia y las muertes.
A ese libro lo quiero editar este año. Es un proyecto de hace mucho. El título se debe a un viaje en colectivo urbano. Al dar vuelta el boleto, leo: “Usted viaja asegurado por la empresa…” Entonces, no me quise bajar del colectivo. Me garantizaban seguridad. Traté de escribir todas las situaciones en las que no estaba seguro y tratar de encontrar una aseguradora poética, digamos. Terminó siendo un viaje metafísico que va desde la infancia hasta la madurez.

.

Entrevista: Alejo González Prandi

Poemas de FR en EVT

.

franco rivero1Franco Eduardo Rivero nació en Corrientes, en 1981. Actualmente vive en la localidad de Juan José Castelli, donde empieza el Impenetrable chaqueño. Es profesor de Lengua y Literatura, Licenciado en Letras y doctorando en Semiótica. Luego de que publique ud no viaja asegurado, Rivero estima continuar con disminuya velocidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s