Huellas de un universo

contradeguells

La obra reunida de Francisco Madariaga amplía los márgenes de una poética única.

Por Alejo González Prandi

Hay libros que suelen ser muy esperados. Recorren en silencio caminos invisibles. A veces, tanto deseo, idea y persistencia hace que el papel se transforme en poesía y literatura. Es el caso de Contradegüellos, obra reunida de Francisco Madariaga, publicada este año por Eduner, la editorial de la Universidad Nacional de Entre Ríos.

Con la presentación de esta obra, primero en Caa Cati y recientemente en Buenos Aires, culmina un intenso proyecto, aunque en el universo de este poeta se inicia una etapa de relecturas, descubrimientos y nuevas miradas. Madariaga, que desde sus primeros días contempló y atravesó el paisaje correntino, es una figura central de la poesía argentina y latinoamericana. La edición de Eduner retoma sus huellas, abraza sus palabras, memorias, vivencias y congrega su poesía con un resultado excepcional.

Mucho antes de comenzar el proyecto, Roxana Páez, directora de Contradegüellos, sabía “como tantos lectores” que debía reaparecer El tren casi fluvial (obra reunida hasta 1987). Hace varios años, con el objetivo de hacer un doctorado, la poeta se había inventado “una cuestión que terminó objetivándose: una lectura bifocal de Juan L. Ortiz y Francisco Madariaga”.

A ese trabajo lo llamó Poéticas del espacio argentino, que obtuvo el segundo premio en la categoría de ensayo del Fondo Nacional de las Artes. En su opinión, fue una de las razones por la que le propusieron concretar la reunión de la poesía de Madariaga. “No busqué dirigir la obra completa, ni pretextos –los borradores o dactilogramas-. Todo eso se me apareció”, recordó desde París, ciudad donde reside.

Sergio Delgado, director de la colección El País del Sauce de Eduner, sabiendo los años que Páez llevaba estudiando a Madariaga le propuso hacerse cargo del proyecto y fue el puente para que entrara en contacto con Guillermo Mondejar, editor de las colecciones culturales.

Contradegüellos“se inscribe dentro de nuestras ediciones culturales en la colección Tierra de Letras, dedicada a las obras reunidas y completas, donde se presenta a la obra y al autor con artículos críticos, bibliografías, cronologías, notas y anexos textuales, documentales y visuales”, explicó”, Mondejar.

Páez contó que desde el comienzo “tenía en claro todo lo que no quería hacer, todo lo que no quería que fuese la reunión de la poesía de Francisco. Hace tanto, tanto tiempo que los lectores esperan poder leer sus poemas, que no dejaba de pensar en eso, en lo que a mí no me gustaría como lectora con unos poemas así entre manos. Obra reunida sí, pero no pesadez ni monumentalidad. La fluidez y la levedad, la transformación debían ser cualidades mantenidas en el artefacto para no estorbar el encuentro de los poemas y los lectores, de los poemas y los jóvenes poetas”.

Encuentro y homenajes
Contradegüellos está compuesta por dos tomos. El primero, El tren casi fluvial, que sigue la reunión de la obra que el autor publicó por el Fondo de Cultura Económica, incluye introducciones de Diana Bellessi y Arturo Carrera, más un ensayo de Roxana Páez. Luego, las memorias del poeta, Sólo contra Dios no hay veneno. A continuación, figuran Seis poemas de adolescencia, El pequeño patíbulo, Las jaulas del sol, El delito natal, Los terrores de la suerte, El asaltante veraniego, Tembladerales de oro, Aguatrino, Llegada de un jaguar a la tranquera, Una acuarela móvil, Resplandor de mis bárbaras, Imagen del poeta y el “primer dactilograma”, El pequeño patíbulo.

El segundo volumen, Criollo del Universo, contiene el libro y “último dactilograma” homónimos, más País Garza Real, Aroma de apariciones, En la tierra de nadie e Imagen del poeta. A su vez, abarca textos dispersos, pistas adicionales, una completa bibliografía y ensayos sobre la obra de Madariaga a cargo de Eduardo Espina, Liliana Ponce, Reynaldo Jiménez, Silvio Mattoni y Silvia Guerra.

Además, la distinguida caja que resguarda los dos tomos también presenta un CD con audios inéditos de Francisco Madariaga llamado Sin limosna de imágenes. Cuenta con 24 pistas y el “bonustrack”Alguien bailó sobre el nido del coco. Son siete registros en los que Bellessi, Carrera, Eduardo Spina, Reynaldo Jimenez y Páez leen poemas del vate correntinamente universal.

El lector dirá…
El primer paso de este proyecto fue un complejo y difícil trabajo de archivo y recopilación de materiales. “El segundo desafío principal fue encontrarle una estructura y organización a la obra. Teníamos una tensión: entre hacer un gran tomo, por un lado, y seguir los libros originales, en general de pocas páginas, por el otro. Fue muy interesante el proceso de acuerdo entre la dirección literaria de Roxana [Páez] y nuestra visión, desde una perspectiva de las posibilidades editoriales. El resultado lo evaluarán los lectores, pero estamos muy conformes en la organización en dos tomos”, afirmó Mondejar.

Como en todo camino, fueron apareciendo algunas sorpresas. Por ejemplo -recordó el editor-, el archivo de una entrevista en el programa televisivo El fantasma, conducido por Silvia Hopenhayn. “Se recuperó en un videocasete VHS. Por problemas en su grabación, o por impericia nuestra en la reproducción, la cinta pasaba muy acelerada, así que para la desgrabación trabajamos en un estado de gracia, en todas sus acepciones, con una voz a toda velocidad, infantil y aguda, paradójica en Madariaga”.

Durante la presentación en Librería Norte, la directora de Eduner, María Elena Lothringer, comentó que Contradegüellos había pasado primero por la Feria del Libro de Caa Cati, en la provincia de Corrientes. “Para mí haber llegado allí ha sido una de las experiencias más entrañables de mi vida”, dijo y destacó que fue un acto de una profunda emoción.

Lothringer también contó que pudo cumplir con una promesa que le había hecho a Roxana Páez, al llevar la obra a la Biblioteca Popular Francisco Madariaga de esa localidad. Allí fue recibida por maestras y bibliotecarias. “Era un garaje en el que cinco personas leímos al poeta. Ellas me mostraban las primeras ediciones y yo le dejaba los libros. Fue muy conmovedor”.

Gentleman creador
Para Mondejar, “Madariaga extiende los límites y el sentido de la región, nos maravilla porque ha creado un universo. Al acercarnos a la complejidad de su obra, tomamos conciencia de que ningún prejuicio nos protegerá; en la intemperie de la novedad tenemos que encontrar, en la propia obra, un lugar para guarecernos, siempre inestable. Es injusta cualquier reducción a una escuela o corriente determinada. Es vanguardia y tradición; es ancestral y pantanoso estero y mar esbelto y sin amparo; es memoria y porvenir; todo al mismo tiempo”.

Por distintas circunstancias, Páez vio a Madariaga unas seis veces. La última vez fue en su departamento porteño de Once, donde vivía con su mujer, la talentosísima ÉlidaManselli, y con su hijo Lucio, ambos poetas. “Me fui a París unas semanas más tarde y en septiembre [de 2000], de vuelta, me avisaron que acababa de morir. La imagen que me quedó de Francisco en todos esos encuentros no perturbó los poemas, como puede suceder a veces cuando se conoce a los autores. Modesto, jamás altanero ni engreído, reservado, un gentleman austero de humor solapado”.

“Su poesía me sigue fascinando, di-virtiendo y entristeciendo. Por suerte para mí, no se transformó en un objeto inerte materia de estudio, en letra muerta, en monumento”, añadió.

El Vendedor de Tierra celebra esta gran edición de Eduner y agradece que se haya tomado un fragmento de una entrevista realizada al poeta por esta revista, que inicia la sección Pistas adicionales, del segundo tomo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s