A nadie le importa

CAMBIO DE COLOR

A veces se puede
Reconstruir un trayecto si
hurgamos entre capas
muy profundas de
nuestras acciones.
Se piensa: qué hacemos
cómo llegamos hasta aquí
quién está bajo nuestro techo
si esto sirve para seguir
en modo programa
con la llama activa
a pesar de la tormenta.

Y sospechamos
matar, matarse, morir de muerte
herida derramada, es un desvío
si se busca despegar en el viento.
Y sospechamos
en medio de ruinas
la carne blanda que derrite
en pocos minutos
cuando la fogata cambia de color.

ESO ES TODO AMIGOS

¿Eso es todo amigos?
¿Así nos vamos de la tierra?
Hoy te siguen los perros
en la calle. Hoy te saludan
desconocidos amables.
Hoy te dejan denunciar
otra injusticia porque
a nadie le importa.

La dicha invadía tu felicidad
con pequeñas victorias
pero a la madrugada
la tarjeta Sube quedó
sin crédito al tomar el bondi.
Viajar desde una zona céntrica
hacia un barrio de extramuros
es una aventura inolvidable.
¿Exageración? No crean.
Estar fuera de tiempo y el espacio
es un arte abonado
con pedazos vitales.

.

Fernando Gabriel Caniza (Buenos Aires, 1970) es escritor, periodista y docente. Es autor de los libros Luces de hospital (Araña Editorial, 2004, España) y A nadie le importa (La Gran Nilson, 2016), del que se publican en esta página dos poemas. Es curador del ciclo Transpolar, de literatura+música+imágenes.



Categorías:Libros, Poetas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: