Se armó el Festival en Instagram

La red social Instagram es donde comenzó a desarrollarse, a partir de este mes, el Festival Permanente, pensado para quienes deseen participar o quieran leer y escuchar poesía. Al frente de esta iniciativa están los escritores Gerardo Montoya y Juan Anselmo Leguizamón, que apuestan a internet como “el territorio poético”.

Para sumarse como “prosumers”, hay que escribir un texto con la consigna del mes -la de enero es Reininciando el sistema-, grabar un video de hasta 55 segundos y enviarlo a elfestivalpermanente@gmail.com, junto a una mini biografía de hasta 180 caracteres. No es requisito tener un usuario de Instagram para enviar material.

El Vendedor de Tierra preguntó a Montoya y Leguizamón sobre los orígenes y desafíos del Festival Permanente. Por lo pronto, el objetivo es “hacer circular la poesía en nuevas plataformas, básicamente conectar y conocer poetas de todas partes por la facilidad que da la teconología”.

El mejor modo de democratizar la participación tiene que ver con facilitar herramientas que -con suerte- podrán ser utilizadas a posteriori para nuevas producciones

Gerardo Montoya

– ¿Cómo surgió el proyecto?

Juan Anselmo Leguizamón: En 2016, hicimos con Antonio Reyes Carrasco, un poeta de Chiapas, el Wasapoesía Festival, donde se enviaban los poemas leídos por mensajes de voz de Whatsapp. Fue algo interesante y masivo. Hay cuatro horas de poesía continua colgadas on line. Ahora este es el desafío, los videos de lecturas en Instagram que impulsó Gerardo para explorar una nueva manera, a la que se sumaría la edición posterior de una selección en ebook.

Gerardo Montoya: Cuando me enteré del Wasapoesía Festival me pareció una idea absolutamente inviable y hermosa. A partir de ahí, me dieron muchas ganas de laburar algo con Juan Anselmo. Como buenos pendellenials, se nos ocurrió hacer la gran Tinelli y armar la metonimia del Bailando en Instagram. La hipótesis es que hay muchísima gente escribiendo en una época en que la capacidad técnica permite meterle distintos relieves o dimensiones a esa producción. La intención es habilitar desde consignas simples la producción y el compartir, de modo que el desafío de la escritura tenga nuevas reglas: escritura aparejada con video, textos cortos, el trabajo con la modulación del sonido y libertad a la hora de grabar las imágenes que lo acompañan. Es decir, facilitar un canal de ejercicio permanente para la escritura poética agregando capas de registro autoral: la voz y la imagen, pues también son registros estéticos de trabajo. Me parece importante dejar registro del texto en tanto voz, pues, introduce la dimensión del cuerpo en Internet -en tanto memoria colectiva sin tiempo-. El cuerpo como herramienta, desafío y obstáculo.

– ¿Qué desafíos, ventajas y dificultades -si es que las hay- plantea un festival de poesía por una red social?

La primera consigna del año

JAL: En primer lugar, la dificultad relativa del manejo de la tecnología; luego las ganas de filmarse leyendo poesía, muchas veces el verse y escucharse da vergüenza o cae en la zona de pudores básicos. La ventaja es la multilocalización, poder leer en pantuflas, en la calle, en un bar, donde sea y ponerse a circular entre otros poetas que conoceremos ahí mismo en la red. Además es libre.

GM: Estoy de acuerdo con Anselmo. Me parece que estamos en una instancia en la que tenemos que pensar como facilitar y catalizar la participación. Justo ayer se me ocurría armar tutoriales en video de cómo participar en un festival de poesía. Vamos haciendo las cosas a los ponchazos tratando de sacar a flote el Festival Permanente y, en el ida y vuelta, hay disparidades en los conocimientos técnicos de los usuarios. Me parece que el mejor modo de democratizar la participación tiene que ver con facilitar herramientas que -con suerte- podrán ser utilizadas a posteriori para nuevas producciones.

Las ventajas del Festival Permanente es que tratamos de pensarlo para un territorio liso. Al no tener aún limitaciones de fronteras nacionales, husos horarios o restricciones sociodemográficas, me parece que el potencial que engendra es interesante a mediano plazo. La intención es mantenerlo vivo durante el 2019, ir cambiando la consigna mes a mes y ver qué ocurre. Este es nuestro año de laburar tráfico para el festival. Una vez terminado el año podremos vislumbrar un poco la dimensión del asunto. Por ahora es puro potencial. Por eso es poético.

Por otro lado, en lugar de publicar en Instagram y compartir/fantasear con usuarios anónimos vía hashtags, me parece que otra ventaja específica del festival es que propone la construcción de una comunidad específica, una comunidad de nicho. Una vez armada la comunidad poética, sólo sabemos de antemano que Zuckerberg lucrará con nuestros datos.



Categorías:Agenda, Ciclos / Festivales / Ferias, Poetas

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: