vuelve del horizonte

Belleza y valentía

Víctor Redondo

Por Víctor Redondo

El 28 de marzo de 2019 nos conmovió la noticia que daba su hermana Alicia: la repentina muerte, la noche del 27, de Anahí Lazzaroni. Anahí había nacido en La Plata, provincia de Buenos Aires, en 1957, y residía desde niña en Ushuaia, Tierra del Fuego. Anahí padecía un trastorno de crecimiento llamado ‘enanismo’, el que no era ningún obstáculo para su afilada inteligencia y su conmovedora y excelente poesía, aunque le provocaba estremecedores sufrimientos físicos.
Ediciones Último Reino tuvo el orgullo de publicar tres de sus libros de poesía: El poema se va sin saludarnos, Bonus track y A la luz del desierto / Acechar el haikú.
Escribo estas palabras a vuelapluma, para despedirme de esta “amiga a la distancia”. Si hay un consuelo es que ya no sufrirá más, pero no creo que sea consuelo de nada. Tu paso por la tierra no fue en vano: nos dejaste, aparte de tu poesía, el ejemplo de tu valor para enfrentar siempre, con cruel ironía y gran lucidez, los dolores que nos puede deparar una enfermedad desgraciada, sin perder el humor ni la amabilidad ni el don de gente que tenías.
Que descanses sin dolor, querida poeta, querida Anahí. Te recordaremos siempre.

Lo que sigue es el mensaje de su hermana:

A los amigos de Anahí:
Anoche, en tan solo un minuto, mi hermana se fue de este mundo. Una hermana que me costó años aceptar, porque tal vez no fue la esperada y antes no se hablaba de estas cosas, pero que con el tiempo aprendí a querer y fue seguramente la mejor que pude tener. Estaba muy enferma, con pocas fuerzas. Me dejó mucho, su valentía, su creatividad, sus poemas, sus libros, su humor, la mágica atmósfera que perdura entre sus enseres cotidianos, sus papeles y anotaciones.
Un rayo de sol de otoño ilumina hoy su recuerdo.
Tristeza, tristeza y paz.

Alicia Lazzaroni

.

Poema sin camellos
          Y nos decimos que cantamos
          para alejar la oscuridad.
          Emily Dickinson

No veré más a la lluvia dorada
pintar el mar,
ni a los pájaros del alma
beberse a cántaros el viento.
Un fulgor distinto iluminará el paisaje
y la travesía será más tenue.
En la ciudad también está el desierto.
.
                                (De su libro Bonus Track)

3 Responses to “Belleza y valentía”

  1. Dora Feldman

    Hermosa despedida, Víctor. El mejor homenaje a un poeta es hacerlo poesía. Eso es lo que leo en este instante en qur, a propósito del viaje de Anahí, has escrito. Y te recuerdo, como se recuerda lo grato, amaneceres, soles rojos, en Puerto Madryn.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: