Hermosa despedida, Víctor. El mejor homenaje a un poeta es hacerlo poesía. Eso es lo que leo en este instante en qur, a propósito del viaje de Anahí, has escrito. Y te recuerdo, como se recuerda lo grato, amaneceres, soles rojos, en Puerto Madryn.