vuelve del horizonte

Abrigados para el camino

La poeta Claudia Masin. // Fotos: Carlos Suter

El viernes 23 de este mes, en La Casa del Árbol, presentamos el cuarto título de nuestra editorial artesanal, la reedición de Abrigo, de Claudia Masin. Fue una gran noche con nuevos amigos y una certeza luminosa: seguiremos haciendo libros, a mano, uno por uno.
Dolores Etchecopar leyó fragmentos de la correspondencia y diarios de Katherine Mansfield –el libro está inspirado en esos textos-, mientras que la autora dijo algunos poemas. Junto a la intervención musical de Zulma Ducca y Mabel Limeres, ofrecieron un espectáculo de gran sensibilidad.
Copio el texto que leí aquella noche, a modo de celebración y testimonio de persistir en la poesía ante la brutalidad de estos tiempos. / AGP

“Desde que llegó a manos de El Vendedor de Tierra, Abrigo nos protegió, nos dio calor, nos cuidó de las inclemencias, de las peores noticias llegadas de varios horizontes. Tiempos difíciles, invierno que parecía no terminar. Desde principios de este año, mientras en nuestro querido país se encrudecía la devastación, comenzamos a hacer Abrigo, otro Abrigo, para otro cuerpo y con otros materiales. Esta reedición, como todos nuestros títulos, está hecha a mano. Una artesanía que no la pensamos como parte de un folclore, sino como una posición política y estética frente a una industria editorial que entiende al libro sólo como vehículo de dinero.
“Este libro también se podría llamar “Abrazo”, que es el que nos damos con Claudia en cada uno de estos 50 ejemplares que componen la primera edición. Abrazo que une también a Claudia con Katherine Mansfield, una correspondencia poética fulminante, que es, a la vez, el diálogo de una despedida; una escritura que cuanto más cerca del adiós está, da más vida, más abrigo, más abrazo, más poesía.
“Nada mejor para El Vendedor de Tierra que reeditar y sumar a nuestro naciente catálogo este libro que tanto nos emociona. Desde la primera lectura lo quisimos y para siempre lo vamos a querer. No sólo por lo que propone, sino porque el proyecto, ese ida y vuelta entre Claudia, Luján y yo, construyó un lugar de vida. Desde allí todo fue tan fácil, delicado, cuidado, cálido y respetuoso. Desde allí, recibimos la generosidad, la amistad y la confianza de Claudia.
“Los invitamos a que se unan a este Abrigo, tejido que nos dice: no existe algo que doblegue nuestra palabra. Nos habla de dos mujeres que en su tiempo nunca se dan por vencidas. Dan cuerpo a la escritura. Katherine se aferra a su escritura mientras todo en su entorno se va extinguiendo. Claudia, a vez, visibiliza que la poesía salva, que el invierno no es eterno y que cada uno de nosotros puede tener su abrigo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: