vuelve del horizonte

Un discurso poético de la época

Se presenta Así estamos, el nuevo libro de Fernando Caniza.

A casi una semana para la presentación del nuevo libro de Fernando Caniza, Así estamos (Alción), con un prólogo de la poeta Claudia Masin.

El evento lo coordinará Romina Dziovenas  y lo presentarán Alejo González Prandi y Bea Lunazzi. En tanto que la música será de la cantautora Gabi Balcarce.

Caniza explicó que el libro lo empezó a escribir en septiembre de 2017, “motivado por la cruda realidad socioeconómica que estamos viviendo, es  un intento de reflexionar acerca del impacto que ésta tiene sobre nosotros como personas, como des-organiza nuestro mundo, pero la mirada está enfocada desde un lugar activo”.

También contó que Así estamos “tiene mucho trabajo con el formato, con diferentes registros y voces, con un nosotros que todo lo contiene. El abordaje es oblicuo, se puede leer sin tener un nivel de información alto, aunque también hay otras lecturas y datos entrelazados, para quienes quieran hurgar un poco más en el detalle”.

En el prólogo, Masin, define al libro como “de barricada” y “urgente”, aunque aclaró que “a la vez -cosa rara- es reflexivo, austero, bellamente escrito, uno de esos libros que perdurarán como testimonio de estos años pero no por su solo valor de testimonio, sino por su calidad literaria y por el modo lúcido y certero con que se acerca al dolor colectivo -informe, agobiante- y lo articula como discurso poético (…)”.

En encuentro será el sábado 14 de septiembre, a las 19.30, en  Casa del Árbol, avenida Córdoba 5217, Palermo, CABA

Así estamos

Así son las cosas, tira el jefe con pena
ensayada, una mordida en sus labios
y leve inclinación craneana, como
quien se entrega a la providencia, revela
poco de sus intenciones y redobla la apuesta:
qué se le va hacer, las cosas son así                                              

ejecuta el dogma con ademanes de piedra
impulsa a que recibamos los golpes
rechinados al aguante como única salida
en la eterna espera de lo que nunca pasa.

En determinados momentos afrontamos
un derrumbe que no ha existido, se recortan
los proyectos con reservas apocantes y
en algunos meses se repite en cada casa:
cuando no hay remedio no se cura, aunque
si fuera factible un santo remedio, seguramente
no estaría al alcance de manos laboriosas.

No ayuda la mansedumbre, pasarse al bando de ganadores
no, tampoco ser el primero de la lista en el reparto de migajas,
o ganarse una muda de ropa en el Ejército de Salvación.

Si no lo piensan mucho andan de rodillas
hacia la fuente de los milagros, una burbuja que
separa las causas de su entorno, un alivio de las
presiones, porque nadie recuerda a los mártires
de Chicago en vacaciones o un sábado por la noche

lo que es así, es así nomás, dice el talabartero
con tono convincente, ¿para qué vamos a mentir?
¿quién te va dar una mano si te puede quitar las dos?

Así estamos, si no alcanza es lo de menos
nadie se anima a otra cosa. Cada uno
con cada cual. Cada uno tiene lo que merece.
Cada  cual hace lo que quiere
en esta zona de oportunidades.

¿Por qué preocuparse? eso es para problema,
se escucha el bufido de un asimilado.
Quédense bajo la sombra así no se derriten
no se muevan mucho, así no les falta refresco
quietos ahí, eh! indiferentes, sin prisa y sin pausa.
Dios sabe lo que son necesidades, y cuando no concede
es porque no trabajan bastante para obtenerlo.
Vayan para adelante, pronto encontraremos
Culpables buscando fortunas en suelo rocoso,
vayan para adelante, todo lo demás
se acomoda, como en el carro
mientras se sacuden los melones.

Así estamos, sin prisa y sin pausa,
trastornados pero en gracia divina,
bendecidos por la santa paciencia
con pocos disturbios o manifestaciones
porque si hay un estallido, de inmediato
cientos de cabezas de cordero
terminan en un barranco, pero
acurrucados entre cartones podemos
considerarnos un privilegio al aire libre.

Así estamos, como frente a un mago,en suspenso, estupefactos, porque conilusiones grandes y sin movimiento
exigimos menos proteínas, y no hace falta
una adivinanza sobre lo que viene.
Ya sabemos, cada día termina más abajo
y nadie nos cura la angustia del mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: