vuelve del horizonte

Tierra para volver

Gustavo Tisocco. Foto: Fbk del autor

Poemas de Perla del Sur, de Gustavo Tisocco

.

Entonces
sentarse a ver las fotos
es recordar
los rostros que la muerte nos quitó.

.


He visto entre las flores crecer la hierba.
He visto la hierba triste
esa que se arrancaba por incómoda
por parásita
por fea.
He visto entre las flores la hierba
y vi las flores sobreviviendo
bellas intensas
y he visto la hierba muerta
                                   arrancada
                                               secándose.

.


Me dicen que repita una oración
y digo tu nombre
bajito bien bajito
como un secreto
una música lenta.
Es que no hay Dios mejor
en mi sombra.

.


No lloraré al amor muerto
-es que no hay amor-
no hubo un quejido
ni una serpiente cruzando mi cuerpo
nadie me lastimó dulcemente como un refucilo
no desperté más que en brazos de la noche.
No hubo eso de compartir la manzana
de poner candados para que persista
no usé nunca el paraguas de a dos
ni lavé la ropa que otros transpiraban
nunca velas sobre la mesa
una carta un ramo de flores.
No lloraré a ningún amor
ni me llorarán cuando amanezca.

.


Tuve coronitas de novia en el pelo
el aroma de la inocencia
el ramillete blanco
que a esa edad no estaba prohibido.
No sabía
no importaba
lo que vendría después.
Yo elegía ser la novia.

.

Gustavo Tisocco funda en Perla del Sur (Vinciguerra, 2019), aquel lugar que puede ser el natal, pero también es el territorio de un origen poético. Esa doble patria es raíz y nacimiento de un universo –“mis palabras”, dice el poeta- con dos caras posibles, tal como la moneda: “un desierto” o “un jardín florido”. Desde el primer poema, el lector está avisado.
El recuerdo nunca es vago, sino preciso. A veces, atraviesa con cuchillo afilado. En otros versos deja entrever o directamente clarifica la pérdida, el sacrificio, el deseo de recuperar lo amado para reparar una herida, un desconsuelo, una verdad salvaje como la Naturaleza. Si bien Tisocco sabe que el tiempo tiene otros planes, no se resigna, vuelve sobre sus pasos y avanza más allá de lo que la memoria y la emoción hagan evidentes.
Perla del Sur es un libro valiente y auténtico. Y también solar, como lo es todo lo que no esconde la sombra, la pena ni la miseria. Es un libro que mantiene una voz que se reconoce desde el inicio de una primera lectura. Lo escrito es generoso y lo que no dice tiene la presencia que sólo el poder de la poesía puede esgrimir.

2 Responses to “Tierra para volver”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: