Comunión de las cosas elementales

Opinión sobre Romilio Ribero

Por Enrique Molina

R.R. “vivió su infancia en el corazón de la tierra, en profunda comunicación con las cosas elementales, árboles, pájaros, ríos, lenguas del viento y de las lluvias, sombras de la noche, revelaciones secretas. Niño agreste, acompañante de entierros en los campos y testigo de fogatas remotas, de haciendas de paso, amigo de los campos, (…) amigo de las aguas y en especial de ciertos árboles, de ciertas piedras y de ciertas luces con las que sostuvo una especial comunión y que al irse le dejaron su perenne amuleto (…) Romilio Ribero pudo penetrar en el gran círculo de misterio, conoció la teología del sueño, todas las magias de las curanderas, vio mujeres que hacían crecer las plantas mirándolas, mujeres que veían en la oscuridad el futuro y la fortuna. De este modo quedó también hechizado e irremediablemente condenado para la poesía”

(Extraído de Libro de bodas, plantas y amuletos. Losada, 1963)

Link: Más de Romilio Ribero en EVT



Categorías:Enrique Molina, EVT Nº 10, Opinión, Romilio Ribero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: